En la Fundación Carme Chacón nos preguntamos si los niños y niñas con cardiopatías congénitas deben tomar algunas medidas especiales de prevención del COVID-19 en este inicio del curso escolar.  Una preocupación que ahora mismo tienen miles de familias en cualquier parte del mundo. Y para salir de dudas, hemos querido hablar sobre esta cuestión con la Dra. Laia Vega Puyal, pediatra intensivista y coordinadora de la Unidad de Terapia Intensiva de CorAll Center.  

En principio, las recomendaciones básicas para la incorporación al colegio de los niños con cardiopatías congénitas no han de ser diferentes al resto de niños y adolescentes de la población general.  Se basan principalmente en los tres parámetros ya conocidos.

  • Lavado de manos frecuente y bien realizado.
  • Distanciamiento interpersonal entre 1,5 a 2 metros.
  • Uso de mascarillas, obligatorio a partir de los 6 años.

 

Este curso escolar será muy importante que tengamos en cuenta que el calendario vacunal ha de seguirse sistemáticamente de manera correcta.  Deberíamos vacunar a todos los niños con cardiopatías congénitas por encima de seis meses y a sus convivientes, así como realizar la profilaxis del virus respiratorio sincitial, si nuestro cardiólogo nos lo recomienda, especialmente para niños menores de 2 años.

Además, antes de empezar el curso escolar, los papás y mamás deberían asegurarse que el centro educativo ha puesto en marcha las medidas de prevención recomendadas.

Con la información que tenemos hasta ahora, no se ha encontrado que las cardiopatías congénitas tengan más riesgos de padecer formas graves por las infecciones por coronavirus.  De hecho, todos los estudios realizados, incluso en la población pediátrica, nos dicen que los niños no están exentos de riesgo de padecer una infección por coronavirus, pero que más del 99% de los casos de contagio del COVID-19 en la población pediátrica han sido en formas leves.

Basándonos en evidencia acumulada con otros virus respiratorios, sabemos que hay situaciones a nivel cardiaco que pueden predisponer a una descompensación cardiaca si padecemos una infección respiratoria grave.  Así que teniendo en cuenta esto, la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas (SECARDIOPED), emitió hace unas semanas un listado de situaciones cardiacas en las que debíamos tener especial cuidado.

  • Niños con insuficiencia cardíacas descompensada
  • Niños con hipertensión pulmonar grave
  • Niños operados o no operados, pero con defectos cardiacos o residuales importantes
  • Niños que se vayan a operar pronto, o que se hayan operado hace poco, o niños trasplantados o que se vayan a trasplantar, en estos casos, antes de decidir sobre su escolarización, se debe realizar hacer una valoración consensuada con nuestro cardiólogo, para tomar la decisión si el niño está preparado para iniciar el curso escolar o es preferible tomas otras medidas como escolarizar en casa.

Si nuestro niño con cardiopatía congénita inicia síntomas compatibles con infección por coronavirus, que principalmente son síntomas de infección respiratoria aguda, fiebre, dificultad respiratoria o tos, deberemos acudir a nuestro centro de salud con las medidas de protección para que el niño sea atendido por un pediatra que valorará su estado y se le realizará la PCR.  En función del resultado, si la PCR es negativa os darán unas pautas de manejo de la infección respiratoria, y si es positiva, habrá que confinarse en casa 14 días y hacer un seguimiento intensivo normalmente telefónico, a no ser que los síntomas se agraven, que en ese caso deberéis acudir a Urgencias.

Y en el caso de que el niño haya entrado en contacto con un paciente con una PCR positiva o con una infección activa, también nos dirigiremos a nuestro centro de salud para una valoración.  En este caso, la valoración incluirá determinar si ha sido un contacto con riesgo de contagio o no, en base a esa casuística nos harán la PCR o no, y nos darán las normas de aislamiento en domicilio en el caso de que fuesen necesarias.

 

Desde la fundación Carme Chacon queremos enviar un mensaje de tranquilidad a todas las familias y a los niños con cardiopatías congénitas de cara a este inicio del curso escolar 2020-2021.  Basándonos en todo lo que hemos expuesto, no parece que haya un riesgo aumentado de enfermedad grave en este grupo de pacientes.  Aún así, también queremos recordaros que la prudencia y la responsabilidad nos van a ayudar a todos a que este inicio de curso escolar no sea un caos y que puedan disfrutar todos nuestros niños de una escolaridad lo más normal posible.

Dra. Laia Vega Puyal

Pediatra intensivista y coordinadora de la Unidad de Terapia Intensiva de CorAll Center

Leave a reply