La tetralogía de Fallot es una malformación cardiaca congénita compleja que consiste en cuatro defectos del corazón y sus vasos sanguíneos, con afectación del flujo normal de sangre por el corazón.

  • Presencia de una comunicación interventricular.
  • Estrechamiento de la válvula pulmonar y de la arteria pulmonar principal en el ventrículo derecho.
  • Cabalgamiento del septo ventricular por la raíz aórtica.
  • Hipertrofia del ventrículo derecho.

Esta combinación de lesiones, que recibe el nombre en reconocimiento a su descubridor, el cardiólogo francés Étienne Fallot, en 1888, tiene una incidencia cercana al 10% de todas las malformaciones cardiacas congénitas. En la actualidad, los pacientes suelen ser neonatos, con cianosis de intensidad variable en función del grado de obstrucción del flujo sanguíneo a los pulmones. Entre las pruebas diagnósticas, el ecocardiograma proporciona la información necesaria para establecer el tratamiento quirúrgico más adecuado.

Las cardiopatías congénitas son el defecto congénito más común con una afectación de 8 de cada 1.000 niños recién nacidos cada año.  En España, la cifra anual es de 5.000 niños cardiópatas.  Un 85% alcanza la edad adulta gracias a los avances logrados tanto en las técnicas de diagnóstico como en los tratamientos y cuidados postoperatorios, cada vez más precisos y menos agresivos. La Tetralogía de Fallot se puede diagnosticar durante el embarazo o poco después del nacimiento del bebé. Los síntomas son muy variables. En ocasiones hay pacientes asintomáticos. La mayoría presentan cianosis desde el nacimiento o la desarrollan antes de cumplir un año, con disminución de la tolerancia al esfuerzo. Es frecuente encontrar acropaquias (engrosamiento de extremo de los dedos) y que los niños adopten una postura típica en cuclillas (‘squatting’), porque es en la que ellos están más oxigenados. Además pueden presentar crisis hipoxémicas (mayor disminución de la oxigenación de la sangre) ante determinados estímulos como el llanto o el dolor, con aumento severo de la cianosis, agitación, pérdida de fuerza, síncope y que puede llegar a causar la muerte súbita.

Desde la Fundación Carme Chacón impulsamos programas especiales para operar a 100 niños con cardiopatías congénitas sin recursos de cualquier parte del mundo.  Para hacerlo realidad, necesitamos que cada vez más personas estén dispuestas a colaborar con nosotros aportando sus donaciones periódicas o puntuales.  Hazte amigo, hazte amiga:

 

Colabora con la Fundación Carme Chacón

 

 

Leave a reply